sábado, 29 de octubre de 2011

¡INSTANTANEA DE UNA GENERACION!



¡Jóvenes en Llamas! ¡Los jóvenes se rebelan!  ¡Explosión Planetaria!  

Titulares y titulares en los periódicos...
Hemos oído y visto como crisis de perfiles muy distintos han inflamado las revueltas de los jóvenes de todo el mundo. Los jóvenes han sido los protagonistas de los Medios de Comunicación durante estos últimos meses.
Los disturbios en Inglaterra. Crisis, insatisfacción, paro. Son algunas de las causas del estallido de ira, con un elemento común: jóvenes insurrectos.  Estamos viendo imágenes sobrecogedoras desde el año pasado. Comenzando con las revueltas en Francia, hemos sido testigos de disturbios en Túnez y Egipto, sin olvidar el Yemen, Jordania, la guerra abierta en Libia. El 15-M en España, manifestaciones en Israel. Todos con protagonistas jóvenes, aunque no con los mismos niveles de violencia.
¿Qué está pasando? Para bien o para mal las Nuevas Tecnologías. Gracias a internet y a las redes sociales las revueltas árabes fueron posibles. La Globalización, el mundo es inmenso pero con un solo clic ahora está al alcance de la mano. Los blogs, los foros, son espacio de intercambio, son las ágoras de los tiempos modernos.  El dinero se ha convertido en nuestro dios. 900.000 jóvenes españoles viven sin trabajo por causa de la crisis. Las diferencias entre pobres y ricos están creciendo sin freno.  El sistema financiero está al mando del mundo, porque hemos convertido el dinero nuestro dios y los valores que sustentaban la dignidad del ser humano se han perdido por la avaricia y codicia.
Pertenecen a una misma generación
“Si los jóvenes adoran el cielo calla”

¡Más de 6.000 personas disfrutaron con Hillson!
¡EN SU MAYORIA JOVENES!

La generación que tiene muy difícil avanzar por encima de esta crisis, la generación en la mira de todos de la que repiten y repiten hasta la saciedad que vivirá peor que sus padres. La generación que ha impulsado los movimientos que han derrocado sistemas totalitarios, revueltas por la crisis económica. Esta misma generación se unió para cantar la fe del Absoluto Dios transformador del mundo y el hombre en el que ¡hay Esperanza!

Y es que si esta Nueva Generación adora, el cielo calla. En la capital de las revueltas de éste año, se encontraron miles de jóvenes, unidos,  con un único fin revolver el mundo espiritual. Adorar y disfrutar con buena música y buen rollo, unidos, todos por igual,  juntos y hasta apretados, sudorosos y con bocata en mano, de pies y sentados en el suelo, como fuese… cantaron a un mismo Dios. No entienden de barreras denominacionales, no entienden de razas, ni de formalismos religioso, no va con ellos estructuras rígidas ni autoritarismos, ésta es la nueva iglesia que se levanta. Con el móvil en sus manos, brazos arriba que oscilaban suavemente de un lado a otro, iluminaron el estadio reconociendo a Jesús como Señor.

Los jóvenes sensibles a lo que ocurre a su alrededor necesitan del mensaje del Evangelio, versado en la verdad transformadora del mismo que anduvo por Galilea. El mensaje del evangelio debe ser traducido en cada cultura y subcultura para que los jóvenes puedan creer y comprometer sus vidas al señorío de Jesucristo sin perder su maravillosa esencia.
Necesitarán de formación y un fuerte discipulado para que puedan relevar a la presente generación. Para eso la iglesia necesita crear espacios donde los jóvenes pueden preguntar y ser acompañados en su crecimiento. Animarles a ocupar puestos profesionales de responsabilidad, influyentes en el mundo laboral.
Esta es una generación desbordante de energía, con una capacidad creativa de máximo vigor, una generación que se caracteriza por las cuestiones existenciales, una generación con un inmenso potencial. Quién sabe si es la última antes de la Segunda Venida de Cristo que influirá en nuestro planeta de una manera decisiva plantando y llevando iglesias.
En un mundo que está cambiando a un ritmo cada vez más rápido, la generación emergente de jóvenes necesita de personas y ministerios que:
- Descubran en ellos capacidades y oportunidades de mejora. Orientarles en su profesión,  animándoles  a llegar a puestos de trabajo especializados. - Vislumbrar su potencial de avance  - Detectar el sentido de la oportunidad - Liberar potencialidades.
Canalicemos su potencialidad, ofreciendo seguridad, interés y recursos para ser capaces de extraer y conocer de sí mismos todo el desarrollo potencial para usar sus dones y talentos al 100%  de su capacidad.
Enfoquémonos  en lo positivo más que eliminar lo negativo. Aceptemos a los jóvenes tal y como son.
La exigencia en éste tiempo por la estética y la creatividad puede eclipsar el compromiso con la verdad del evangelio, nuestra ruptura hacia la tradición y aquello que suena a “pasado de moda” nos puede dejar sin apoyo y sin fundamento. Promovamos y crezcamos en la vida de  oración mucho más, nos será de ayuda a encaminar a la nueva generación de jóvenes. Estos representan el futuro liderazgo de la iglesia mundial, son buscadores de una atentica espiritualidad.
Recojo del Pacto de Lausana nuestro compromiso con los jovenes: “Los jóvenes son agentes activos en la misión de Dios. Representan una enorme cantera de influenciadores sensibles a la voz de Dios y dispuestos a responderle. Nos regocijamos en los excelentes ministerios que sirven… Anhelamos que este tipo de trabajo se multiplique, ya que la necesidad es muy grande. Como vemos en la Palabra, Dios puede usar a los jóvenes- sus oraciones, sus perspectivas, sus palabras, sus iniciativas – para cambiar corazones. Representan una “nueva energía” para transformar el mundo. Escuchemos su espiritualidad y no la apaguemos con nuestros enfoques racionalistas de adultos”.
Oremos para que nuestras fuerzas estén en las manos de Dios y éstas sean verdaderas fortalezas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada